Alterados

La primavera no aguanta que le dediquen tantas frases cursis, por eso es que sentimos que se marcha pronto. Aún así, como cada marzo, llega el polen y los poetas, los colores acalorados que cantan saetas y ese aire suave que… Primavera ven,  yo te defiendo porque como diría Gloria Fuertes “haces retoñar ese geranio, que se me seca siempre en el invierno”.

primaveraseason1Escucha las recomendaciones de “Novedades Carminha”,  lo suyo es empezar lento. 

Post to Twitter

Feminismo en tricolor


WOMAN    “Una vez conocí a una joven, una madre adolescente
con cuatro hijos que nunca pensó en terminar la secundaria y terminó graduándose con éxito. Nunca había pensado en ir a la universidad, pero se inscribió. Su sueño es poder acabar los estudios y mantener a sus hijos. Sin embargo, ella vive en un lugar en el que no se consigue dinero para ir a la escuela. Así que ella vende agua, refrescos y tarjetas de recarga para móviles. Se llama Juanita, y podría pensarse que con ese dinero invierte en su educación, pero ella busca madres solteras en su comunidad para mandarlas también a la escuela.
Cuando las mujeres hablan, dan rienda suelta a su inteligencia, a su pasión, a su compromiso y determinación, nacen grandes líderes”.
Leymah Gbowee  
es activista y fundadora de Movimiento de Mujeres por la Paz en Liberia.

Oumou Sangare es una cantante maliense conocida internacionalmente y aunque no entendamos la letra de sus canciones, -su voz suena en bambara, su lengua natal- el mensaje de esta trovadora a favor de la igualdad y el reconocimiento al trabajo de las mujeres, no conoce fronteras.

Post to Twitter

Lírica para una batalla

Donn Quijote

 La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear (…) Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que, sin duda alguna, eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran.

De lo que escuchaba Alonso Quijano:

Post to Twitter